El 25 de septiembre de 2019, luego de 7 poderosos años al aire Radio Luz Tampa se despidió de las ondas radiales.

Mientras terminamos este ciclo nos llevamos en nuestros corazones cada memoria, cada palabra, cada llamada, cada testimonio, y sobre todo a cada uno de ustedes nuestros oyentes, pastores, amigos y patrocinadores que han formado parte de nuestra familia durante esta jornada.

De parte de nuestro staff le queremos agradecer por fielmente sintonizar nuestra estación y hacerla parte de su vida diaria. Les invitamos a que escuchen nuestra estación hermana en inglés FaithTalk en el dial 570 am 100.3 fm, 910 am o 102.5 fm y online en LetsTalkFaith.com. En ella pueden escuchar los programas en ingles de:

  • David Jeremiah
  • Charles Stanley
  • John MacArthur
  • Y muchos mas!

Muchísimas Bendiciones

El Equipo de Radio Luz Tampa y Salem Media Group

3 Formas Prácticas En Las Que Cualquier Cristiano Puede Vivir En La Luz Del Evangelio Hoy

Imagina una carrera que está a punto de comenzar. Los corredores se preparan y comienzan a apoyarse contra los bloques de salida para empujar hacia la carrera. Es de vital importancia para ellos prepararse de forma segura, ya que a menudo la velocidad a la que salen de los bloques determina el orden de finalización. La pistola se dispara, y los corredores se alejan, dejando atrás los bloques iniciales mientras se dedican a correr.

Pablo nos dice que la vida es como una carrera. No estamos destinados a serpentear casualmente a través de nuestro tiempo en la tierra; en cambio, como un corredor, estamos destinados a seguir adelante, a esforzarnos por obtener el premio. Es una carrera para ganar.

Sin embargo, aquí es donde se pone interesante. Tendemos a pensar en el evangelio: que Jesús vivió una vida perfecta, tuvo una muerte sustitutiva y se levantó victoriosamente de la tumba, como los bloques contra los cuales colocamos nuestros pies. Estamos seguros de esa información y, como lo estamos, nos permite avanzar para comenzar la carrera de la vida cristiana.

En verdad, el evangelio es nuestro bloque de partida. Es con estas verdades fundamentales que nos preparamos para seguir adelante. Pero la ilustración se rompe porque en una carrera, el corredor deja atrás los bloques de inicio. El cristiano, sin embargo, nunca abandona el evangelio.

Eso significa que el evangelio no es sólo los bloques de partida; es toda la pista.

No estamos destinados a empujar el Evangelio y pasar al verdadero negocio de la vida, sino a encontrar continuamente nuestros pies sobre esa verdad. Para ser conducido en la vida diaria, en la medida en que comenzamos, por la cruz y la resurrección. No superamos el evangelio; continuamente moramos y vivimos en el evangelio para que impregne todo lo que hacemos:

“Por tanto de la manera en que habéis recibido al señor Jesucristo andad en él, arraigados y sobreedificados en él y confirmados en la fe así como habéis sido enseñados abundando en acciones de gracias” (Colosenses 2: 6-7).

Como cristianos, entonces, nuestras vidas de hoy se centran en el evangelio. Pero, ¿cómo se ve eso? Podrías responder a esa pregunta de muchas maneras, pero sugeriría estas tres formas prácticas en las que cualquier cristiano puede vivir a la luz del Evangelio en este momento:

  1. Permanece tranquilo.

Los cristianos no necesitan vivir con una sensación de pánico. Esta es una de las maneras en que vivimos claramente en el mundo. Esto se debe a que el cristiano opera bajo la firme convicción y el conocimiento de que el resto del mundo no comparte, que no importa cuánta agitación podamos observar, no importa cuántas cosas puedan estar cambiando, no importa cuánto parezca que el universo está girando fuera de control, todavía creemos en un Dios soberano que está obrando para nuestro bien y obrando todas las cosas para sus propios fines. Sabemos esto por el evangelio.

Seguramente nunca hubo otro día como ese viernes, hace tantos años, cuando parecía que el plan de Dios había sido derrotado y su gran intento de redención se había frustrado. Y, sin embargo, incluso en medio de esas horas tumultuosas, “A este entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole, al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte por cuanto era imposible que fuese retenido por ella” (Hechos 2:23-24).

Una de las maneras más prácticas en que mostramos la obra del Evangelio en nuestras vidas a diario es nuestra total negativa al pánico.

2. Sé consciente.

Pablo dijo que un cristiano debe caminar con cuidado en Efesios 5:15-16:

“Mirad pues con diligencia cómo andéis no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”

El "cuidado" que debemos tomar, sin embargo, no se debe al temor ni a la aprensión. Pablo no está diciendo que deberíamos dar cada paso con una gran agilidad por temor a que simplemente nos pongamos en el lugar equivocado. Ese tipo de cuidado es de naturaleza defensiva. Es como caminar sobre cáscaras de huevo con el sudor en la frente para asegurarnos de no dar un paso equivocado. Y si bien es cierto que la vida cristiana exige que tengamos cuidado de dónde y cómo caminamos, asegurándonos de evitar el pecado en estos días malos, el tipo de cuidado que debe marcarnos es mucho más ofensivo que defensivo.

La precaución con la que caminamos, entonces, no nace del temor de que podamos estar involuntariamente involucrados en algún tipo de pecado, sino en la anticipación. Caminamos por la vida con nuestras cabezas girando, armados por el conocimiento de lo que Jesús ha hecho por nosotros en el evangelio y la confianza en la presencia y obra de Dios. Estamos constantemente mirando de esta manera, creyendo que cada interacción es significativa. Y nos comprometemos a aprovechar al máximo cada uno.

3. Se fiel.

Esto es muy simple. Una de las formas más básicas en que vivimos a la luz del evangelio es a través de permanecer fieles. Fieles a nuestros matrimonios. Fieles a nuestras iglesias. Fieles a nuestras familias. Fieles a nuestras responsabilidades en el trabajo. Somos fieles.

Simple, pero raro, porque vivimos en un mundo de abandono. Abandonamos las relaciones, responsabilidades y resoluciones porque se vuelven difíciles o aburridas. Estamos en la búsqueda constante de lo que sigue, siempre buscando. Y en nuestra mirada, siempre saliendo. Pero el cristiano es diferente. Vivimos en la fidelidad. Terminamos lo que comenzamos porque en el evangelio, sabemos que Dios es fiel para terminar lo que comienza:

“Estando persuadido de esto que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6)

Calma. Consciente. Fiel. Estos son algunos de los muchos adjetivos de nuestra fe. Y estas son solo tres de las características que encarnamos al vivir el Evangelio día a día.

Michael Kelley es el Director del Ministerio de Grupos para los Recursos Cristianos LifeWay en Nashville, TN. Él y su esposa Jana tienen tres hijos. Puedes seguirlo en Twitter. (@_MichaelKelley)

Devocional Diario

Ver Todo