La Cruz Es Suficiente Para Tu Pecado Más Vergonzoso

En los años en que Dios me ha bendecido para trabajar con la gente y para ministrar a otras mujeres, he venido a ver al enemigo reprimiendo a los creyentes y robándoles la alegría con vergüenza y culpa. El malvado (diablo) es un maestro en engañar a las personas, incluso a los hijos de Dios, para que crean que Dios no puede perdonarlos y siempre serán definidos por lo que hicieron en el pasado.

No puedo decir cuántas veces he oído decir a las mujeres:

No puedo ser usada por Dios porque _________.

Sé que, pensarán que estoy loca si les digo que lo hice _______.

No puedo servir en la iglesia. ¿No sabes que solía _______?

No puedo pedir ayuda porque ____________.

No puedo tener ninguna alegría porque hice _______________.

No puedo enseñar a mis hijos acerca de Jesús si saben que yo _______________.

¡Es difícil vivir como los redimidos cuando sigues olvidando que eres redimido!

La Biblia realmente dice: “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

Pero el enemigo no quiere que creas eso. . . ¡Y él ciertamente no quiere que vivas como de esa manera!

Cuidado con las mentiras del acusador

En Apocalipsis 12:10, a Satanás se le llama el "acusador de nuestros hermanos". ¿Sabes que "Satanás" en hebreo significa "acusador"?

Presta atención a las acusaciones que oyes sobre ti mismo. A menudo son un asalto para evitar que hagas todo lo que Dios quiere hacer a través de ti y para que no vivas libre de culpa y vergüenza.

El acusador quiere robarnos toda alegría, paz y satisfacción. Él es el que nos recuerda el pecado que Dios ya ha perdonado. Satanás quiere que creamos que la sangre de Jesús no es suficiente para eliminar ese pecado y vergüenza de nuestras vidas.

¡Qué mentiroso!

Sé que es un mentiroso porque me ha mentido. Al igual que cualquier otro tema sobre el que Dios me haya permitido escribir o hablar, personalmente lo he experimentado. ¿Puedo simplemente decirles que he estado en el viaje de campo de creer las mentiras de Satanás, y no es un lugar para quedarse?

Tal vez no eres como yo. Tal vez no tienes ningún gran arrepentimiento. Sin embargo, yo sí. No puedo decirte cuántas horas he estado despierto por la noche con un dolor en el estómago por algo que he dicho o hecho.

¿Nadie más?

¿Y qué hay de esas cosas realmente malas que hemos hecho? ¿Esas cosas que han lastimado tan horriblemente a alguien más y tienen consecuencias que no podemos arreglar? ¿Cómo podemos vivir con vergüenza y arrepentimiento tan profundo que no nos atrevemos a contárselo a nadie?

¿Qué hay de esos pecados que todos conocen? ¿Y cuándo pedir perdón a quien hemos lastimado ni siquiera es posible? ¿Entonces qué? ¿Cómo podemos librarnos de esa asfixia, la pesada carga y la vida en abundancia? ¿Es posible?

Es posible, pero solo a la luz de la cruz.

Cuán lejos está al este es del oeste.

“Porque como la altura de los cielos sobre la tierra engrandeció sobre los que le temen, cuanto está lejos el oriente del occidente hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmos 103:11-12)

"Cuán lejos el este está el oeste". Leí esas palabras, ¡pero he luchado para aplicarlas a mi propia vida!

¿Por qué parece tan fácil decirle a los demás que Dios los ha perdonado y que a veces nos cuesta tanto aceptarlo?

Durante muchos años, hablé y di mi testimonio, e hice que algunas personas se me acercaran y me contaron cómo los alentó. Luego me subía a mi auto y quería vomitar porque recordaría mis pecados pasados. Sabía que esas mujeres en la audiencia realmente no sabían todo sobre mí, y sabía que ciertamente no sabían que le había contado a mi mejor amiga que mi dulce esposo, alto y guapo era un adicto a las drogas y que lo odie días antes de que se suicidara.

Durante años, no le había dicho a nadie. Durante años, le había suplicado a Dios que Rick haya recordado mis palabras de amor la última mañana que lo vi y no mis horribles palabras la noche anterior. Manejé a su tumba muchas veces y regué la hierba con mis lágrimas. No pude devolver esas palabras. Rogué a Dios que de alguna manera le dijera a Rick que lo sentía mucho, y oré para que Dios me perdonara. Sin embargo, durante años, no acepté el perdón de Dios, y la horrible escena se repitió una y otra vez en mi cabeza como una película de terror.

Entonces, un día, el Espíritu Santo me ayudó a darme cuenta de que no era Dios quien quería recordarme esas palabras hirientes; era el enemigo que quería ahogarme de vergüenza y hacerme sentir indigna de contarles a otros sobre mi historia de la bondad de Dios en mi vida.

Esto lo sé: sin Dios, no soy más que un montón de lágrimas y arrepentimientos, pero a causa de la cruz me perdonan. Completamente. ¡Perdonada para siempre!

A medida que sigo a Dios diariamente y busco Su verdad, puedo defenderme de las mentiras del enemigo y seguir caminando en libertad. No soy perfecta y nunca lo seré, pero a causa de Jesús, mis pecados (los viejos y los nuevos) se eliminan tan lejos como el este del oeste (Salmos 103: 12).

Busco vivir mi vida todos los días como Él quiere que lo haga, no porque pueda ser lo suficientemente bueno, sino porque Él es el que conoce todas las respuestas, no comete errores y ama perfectamente a la pecadora que soy. Lo hizo todo. Su sangre es suficiente. Él es mi todo. Y Él provee libertad sobre mi pecado, culpa y arrepentimiento.

Agradecida por la gracia

¡Esas verdades que son ciertas para mí también lo son para ti!

No has vencido la capacidad de Dios para perdonarte, y la vergüenza nunca es un lugar donde nuestro Padre quiere que vivas.

Si hay alguien que necesita escuchar tus disculpas, ve con ellos. Sin embargo, si eso ya no es posible, díselo a tu Padre y acepta el perdón que Él ofrece. Recuerda, el perdón de Dios es completo y para siempre, y Él no lo trae de vuelta y no te lo recuerda. (Esa es la voz de nuestro enemigo acusador, ¡no de Dios!)

¡Y por supuesto, no le permitas al enemigo la alegría de sostenerte y evitar que sirvas a Dios! En vez de eso, agradece eternamente la gracia que has recibido, sé liberado para alabar a tu Padre en cada recuerdo de ello… ¡y para servirle!

Y considera esto: aunque puedes haber sido derribado por el enemigo, aunque hayas cooperado con él en el pecado, como Pedro, cuando te levantes (¡sí, levántate!), Fortalece a tus hermanos (Lucas 22:31-32).

Los dejo con esto: tengo dos amigos. Una tuvo un aborto y otra tuvo dos bebés fuera del matrimonio. Estas dos mujeres están sirviendo en la primera línea del movimiento pro-vida con una autenticidad tremenda y una efectividad asombrosa. Estoy segura de que el acusador querría haberlas ocultado, agobiadas por su vergüenza y culpa. En cambio, están caminando en libertad y siendo utilizados por el Rey para liberar a los cautivos y salvar vidas de los no nacidos como pocos que he conocido.

Solo me pregunto… ¿Qué pretendía el enemigo para el mal en tu vida que Dios ciertamente quiere usar para el bien (Génesis 50:20)? ¡Oh amigo, no hay nada imposible para Él (Mateo 19:26)!

Recuerda, ninguno de nosotros es perfecto. ¡Es por eso que necesitamos un Salvador! En las palabras de Martin Luther: “Todos somos meros mendigos mostrando a otros mendigos dónde encontrar pan”.

¡Así que vamos a mostrarles!

Kim Jaggers es autora de un e-devocional entregado internacionalmente titulado “Momento único”, y recientemente lanzó el libro Verdad para Aferrarte. Se ha desempeñado como blogger invitada para Mujeres de Lifeway alcanzando mujeres. La convincente historia de Kim también se ha presentado en Revive our Hearts. Ella vive y se ríe a menudo con su familia cerca de Knoxville, Tennessee.

Devocional Diario

Ver Todo