El 25 de septiembre de 2019, luego de 7 poderosos años al aire Radio Luz Tampa se despidió de las ondas radiales.

Mientras terminamos este ciclo nos llevamos en nuestros corazones cada memoria, cada palabra, cada llamada, cada testimonio, y sobre todo a cada uno de ustedes nuestros oyentes, pastores, amigos y patrocinadores que han formado parte de nuestra familia durante esta jornada.

De parte de nuestro staff le queremos agradecer por fielmente sintonizar nuestra estación y hacerla parte de su vida diaria. Les invitamos a que escuchen nuestra estación hermana en inglés FaithTalk en el dial 570 am 100.3 fm, 910 am o 102.5 fm y online en LetsTalkFaith.com. En ella pueden escuchar los programas en ingles de:

  • David Jeremiah
  • Charles Stanley
  • John MacArthur
  • Y muchos mas!

Muchísimas Bendiciones

El Equipo de Radio Luz Tampa y Salem Media Group

¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?

Puedes verlo de esta manera: solo una vez le sucedió algo malo a una buena persona. Esa persona era Cristo. Lo malo que sufrió fue el castigo que nuestros pecados merecían. Solo somos buenos porque Él ha tomado nuestros pecados y nos está transformando en su buena imagen. La pregunta sigue siendo: ¿Por qué les suceden cosas malas a los que tienen fe en Cristo?
 

1. Dios usa el dolor para llamar nuestra atención.

“Podemos ignorar incluso el placer. Pero el dolor insiste en ser atendido. Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar un mundo sordo” (CS Lewis, El Problema del Dolor).
 

2. Dios usa el dolor para ayudarnos a crecer.

“Considéralo como pura alegría, hermanos y hermanas, siempre que enfrenten pruebas de muchos tipos, porque saben que la prueba de su fe produce perseverancia. Dejemos que la perseverancia termine su trabajo para que pueda ser maduro y completo, sin faltarle nada” (Santiago 1:2-4).
 

“No solo así, sino que también nos gloriamos en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia, carácter; y esperanza” (Romanos 5:3-4).
 

3. Dios usa el dolor para disciplinarnos, para que podamos compartir su santidad.

“Soportar las penurias como disciplina; Dios te trata como a sus hijos.  ¿Para qué hijos no son disciplinados por su padre? Si no has tenido la disciplina que todos reciben, entonces no eres legítima, no eres un hijo verdadero en absoluto, Dios nos disciplina para nuestro bien, para que podamos compartir su santidad.  Ninguna disciplina parece agradable a la vez, pero dolorosa. Sin embargo, más tarde produce una cosecha de justicia y paz para aquellos que han sido entrenados por ella” (Hebreos 12: 7-11).
 

Ciertamente suceden cosas malas, pero Dios está trabajando todo para nuestro bien y para Su gloria (Romanos 8:28). Se necesitan algunos antecedentes para responder de manera más completa a la pregunta: ¿Por qué les pasan cosas malas a las personas buenas?
 

¿Hay “buenas personas”?

Lo primero es lo primero: de acuerdo con la Biblia, ¿hay “buenas personas”? La respuesta bíblica es doble:

 

1. Por naturaleza, nadie es bueno

Somos, por naturaleza, pecadores y quebrantadores de la ley y, por lo tanto, no somos buenos. Jesús nos dijo en Marcos 10:18 que “nadie es bueno, excepto solo Dios”. Por lo tanto, Dios es el estándar para la bondad. ¡La barra está tan alta! “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios...” (Romanos 3:23, NVI).
 

“El Señor mira desde el cielo a toda la humanidad para ver si hay alguien que entienda, alguien que busque a Dios. Todos se han apartado, todos se han corrompido; no hay quien haga el bien, ni siquiera uno” (Salmos 14: 2-3, NVI).
 

“No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda; No hay quien busque a Dios. Todos se han alejado, juntos han perdido su valor; no hay quien haga el bien, ni siquiera uno” (Romanos 3:10-12, NVI).
 

Puede parecer que algunos de nosotros, al menos, poseemos más bondad que otros, pero Santiago 2:10 nos dice lo contrario: “Porque el que guarda toda la ley y, sin embargo, tropieza en un solo punto es culpable de romperla”. Si alguien tropieza en obediencia a las leyes de Dios en una sola área pequeña, es un transgresor de la ley. Esta verdad es un ecualizador. Nos pone a todos en el mismo nivel cuando se trata de la bondad o la justicia. Bajo la ley de Dios, no puedo compararme con un asesino y sentirme bien conmigo mismo. Ambos somos pecadores y necesitamos desesperadamente la justicia de Cristo. 
 

“Si alguien, entonces, sabe lo que debe hacer y no lo hace, es pecado para ellos” (Santiago 4:17, NVI). Nadie es bueno, excepto solo Dios. Es como la vieja fábula sobre el escorpión y la rana. El escorpión quiere ver el otro lado del río, por lo que le pide a la rana que lo lleve a su espalda, prometiéndole que no lo picará. Sin embargo, termina picando a la rana y justo antes de que ambos se ahoguen, la rana exige que el escorpión le diga por qué lo picó. Él responde diciendo: “No puedo evitarlo; es mi naturaleza”. De manera similar, está de acuerdo con nuestra naturaleza pecar y rebelarse contra Dios, nuestro Creador. 
 

“Porque sé que el bien en sí mismo no mora en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa. Porque tengo el deseo de hacer lo que es bueno, pero no puedo llevarlo a cabo” (Romanos 7:18).
 

“Perteneces a tu padre, el diablo, y quieres cumplir los deseos de tu padre. Fue un asesino desde el principio, no se aferró a la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla su lengua materna, porque es un mentiroso y el padre de las mentiras” (Juan 8:44, NVI).
 

La segunda parte de la respuesta a la pregunta, “¿Hay buenas personas?” es:
 

2. ¡Por causa de Cristo, somos declarados buenos!

Como ya hemos discutido, nacemos con una naturaleza pecaminosa; Una naturaleza que no busca a Dios. Somos naturalmente rebeldes y desobedientes. Sin embargo, si nuestra fe está en Cristo, la seguridad de esa fe será la evidencia de un “nuevo yo” o una nueva naturaleza.  

“… Te has quitado tu antiguo yo con sus prácticas y te has puesto el nuevo yo, que se está renovando en conocimiento a la imagen de su Creador” (Colosenses 3: 9 b-10, NVI).
 

Colosenses 3: 5-9 nos dice que los siguientes rasgos de comportamiento pertenecen a nuestra naturaleza terrenal y pecaminosa:

 

- inmoralidad sexual

- impureza

- lujuria

- los malos deseos

- avaricia

- idolatría

- enfado

- rabia

- malicia

- calumnia

- lenguaje sucio

- acostado
 

Ese mismo capítulo (Colosenses 3:12-15) enumera características o virtudes de la nueva naturaleza, o “nuevo yo, que se renueva en el conocimiento en la imagen de su Creador” (Colosenses 3:10)

 

- compasión

- amabilidad

- humildad

- gentileza

- paciencia

- perdón

- amor

- paz

- agradecimiento
 

Gracias a Jesús, tenemos un “nuevo yo”. Ese nuevo yo se transforma continuamente en la imagen de Cristo mismo. “Y todos nosotros, que con caras descubiertas contemplamos la gloria del Señor, estamos siendo transformados a su imagen con una gloria cada vez mayor, que proviene del Señor, que es el Espíritu” (2 Corintios 3:18). 
 

Nuestra vieja naturaleza es pecaminosa y merece la ira de Dios, pero Cristo llevó nuestro pecado en la cruz. Al morir por nosotros, Él pagó la pena por nuestros pecados, satisfaciendo a Dios Todopoderoso de una vez por todas. Por sus heridas, hemos sido sanados. Si nuestra fe está en Cristo, ya no vivimos atados al pecado y temiendo la ira de Dios. ¡Somos libres! ¡En lugar de nuestras propias prendas sucias, vivimos como si estuviéramos vestidos con una túnica de justicia! 
 

“Él mismo llevó nuestros pecados “en su cuerpo en la cruz, para que podamos morir a los pecados y vivir por la justicia; “Por sus heridas fuisteis sanados” (1 Pedro 2:24).

 

“Me deleito mucho en el Señor; mi alma se regocija en mi dios Porque él me vistió con vestiduras de salvación y me vistió con un manto de su justicia, como un novio adorna su cabeza como un sacerdote, y como una novia se adorna con sus joyas “(Isaías 61:10). 

 

------------------------------------------------------------------------

Kristi Walker ha sido misionera en Berlín, Alemania durante más de 15 años trabajando con una iglesia internacional como Directora de Ministerios Estudiantiles. Es autora de dos libros, Decepción: un camino sutil lejos de Cristo y convencida. Aplicando principios bíblicos a las elecciones de la vida.

 

Devocional Diario

Ver Todo